1. SITUACION

 


jjjjj

 

Los valles del Roncal y Barétous se encuentran a ambas vertientes del Pirineo, por lo que sus ríos se abren paso por verdes tierras, para ir a desembocar a diferentes mares, Atlántico y  Mediterráneo.

 

Las altas montañas que componen esta divisoria natural condicionan una climatología  diferente a cada lado de la montaña, pero también han condicionado sus relaciones y su propia historia.

La Piedra San Martín, en el collado de Ernaz es el límite fronterizo. Pero esta piedra inclinada se ha convertido en un símbolo de unión entre los valles de ambos vertientes. Esta representa  la ancestral relación con el valle de Barétous en el país vecino, donde se celebra cada año El Tributo de las Tres Vacas.

 

El paisaje que rodea la piedra de San Martín perdura en el tiempo.  Al lado del puerto, se encuentra las Reservas Integrales de Larra, Ukerdi y Astaparreta, con sus pinos negros agarrados en el Kars. Al otro lado de la frontera,  se sitúa la Sala Verna, en el interior de la sima de San Martín o la  Gargantas Ehujarre, Kakueta, Hotzarte, consideradas junto con las Gargantas de Añisclo y Escuain, las joyas del Pirineo.

 

 Con el declive de la ganadería, apenas hay pastores que vivan en el altipuerto, y mucho menos ganaderos que se peleen por los pastos. Sin embargo, estas cumbres dentadas y cubiertas de nieve la mitad del año atraen cada vez más turistas, excursionistas, montañeros y cada temporada, más ciclistas que saben apreciar no solo el impresionante ambiente del Pirineo, sino también el legado cultural que encierra estas montañas indómitas, donde habitó el último oso pirenaico.

 


 


Ver Sin título en un mapa más grande